TÉCNICAS DE EXPLORACIÓN RADIOLÓGICA DEL RIÑÓN, VÍAS URINARIAS Y DEL APARATO GENITAL FEMENINO – Parte I

| 24 Julio, 2012 | 0 Comments

Radiografía simple e abdomen

Exploración imprescindible como paso previo en la exploración radiológica del aparato urinario con medio de contraste, para que éste no encubra sombras anormales que puedan pasar inadvertidas. La radiografía debe abarcar desde las últimas costillas hasta la sínfisis del pubis.

Si se va a realizar un estudio urográfico a continuación, el paciente estará en ayunas desde 8 horas antes. En algunos casos también se indica la restricción hídrica para que el riñón tenga un mayor poder de concentración y la visualización sea más nítida.

La densidad será la adecuada para permitir diferenciar correctamente las distintas partes blandas que integran la región (riñón, sombra hepática, esplénica, psoas…) y el esqueleto. Se recomienda la evacuación vesical previa.

La radiografía se realiza generalmente en decúbito supino, pero si la patología lo sugiere como en el caso de que aparezca aire libre retroperitoneal, extravasados urinarios etc., se deben hacer en diferentes decúbitos o en bipedestación.

Los datos que se pueden obtener con esta Rx son:

  • Gas intestinal: casi siempre existe, sobre todo localizado en ambos hipocondrios o en recto-sigma. Entorpece la correcta interpretación de las Rx. Puede ser muy abundante y existir un desplazamiento de las asas por compresión de un tumor retroperitoneal muy voluminoso. Otras veces las asas del ID están localizadas en un hipocondrio, mientras que en el contralateral hay ausencia de las mismas (signo de la fosa renal vacía) en las agenesias o hipoplasias renales.
  • Esqueleto: anormalidades en la simetría de la última costilla, con una de ellas de menor tamaño, normalmente se asocia a una malformación renal. También puede verse una aplasia del arco pubiano que traduce la existencia de una ectopia vesical.
  • Imagen del psoas: se deben observar a la perfección sus márgenes externos lo cual indica la buena situación del espacio retroperitoneal. La desaparición del contorno de estos músculos se observa en los procesos peri y pararrenales infecciosos e inflamatorios o secundarios a neoplasias (primarias o metastásicas).
  • Imagen renal: se puede apreciar el contorno, la situación, la posición, la forma y el tamaño de ambos parénquimas renales. Si existe un panículo adiposo adecuado, es posible visualizar con nitidez el contorno renal. Las anormalidades del contorno deben hacer pensar en retracciones por pielonefritis antigua, malformaciones o tumores. Las anomalías en cuanto a la posición harán pensar en alteraciones congénitas o en desplazamientos producidos por un proceso expansivo extrarrenal, si es hacia abajo puede ser debido a un tumor suprarrenal, si es hacia el borde externo será producido con frecuencia por una neoplasia linfática retroperitoneal
  • Imagen vesical: normalmente y si está vacía no se visualiza pero las enfermedades que afecten a su musculatura (pared hipertrófica) o a la mucosa (calcificaciones) pueden hacerla visible
  • Imágenes de densidad cálcica: son el resultado del depósito de calcio en riñones, vejiga o uréteres. Las calcificaciones en el parénquima renal traducirán enfermedades infecciosas como la TBC, tumores o quistes renales calcificados. La litiasis urinaria cálcica puede tener múltiples formas, desde remedar una cavidad como un cáliz, hasta moldear todo el sistema excretor superior. También puede aparecer en forma estrellada, redondeada… pudiendo localizarse en cualquier parte del aparato urinario.

Urografía intravenosa (UIV)

Es la exploración estándar en el estudio radiológico de los enfermos con patología renal, al mismo tiempo proporciona información funcional y morfológica de todo el sistema urinario. Se realiza a continuación de la Rx simple.

La inyección intravenosa de contraste permite visualizar la imagen radiodensa del parénquima renal (nefrograma) en los segundos inmediatos a la inyección, del molde opaco del sistema colector (pielograma) y del resto de la vía urinaria. La inyección se introduce a través de una vena de la fosa antecubital o del dorso de la mano.

El paciente debe vaciar la vejiga antes de la introducción del medio de contraste.

El tiempo de obtención de las radiografías depende del criterio del facultativo y oscila entre la inmediatez y los 30 minutos. Se pueden obtener placas a los cinco minutos, a los 15 y a los 30.

Luego se hará una última radiografía después de la evacuación del contraste.

  • Proyección AP:
    • Paciente en decúbito supino, almohada debajo de la cabeza
    • Alinear el plano sagital medio del cuerpo con la línea media de la mesa
    • Miembros inferiores en extensión con apoyo debajo de las rodillas
    • Miembros superiores a los lados y separados del cuerpo o flexión del codo y colocar las manos sobre el tórax
    • Hombros en el mismo plano transversal
    • EIAS en el mismo plano transversal
    • El campo radiográfico debe incluir el área entre las últimas costillas y la parte superior de la sínfisis del pubis
    • Suspender la respiración al final de la espiración
    • Rayo central perpendicular al punto medio entre las crestas ilíacas
    • Colocar sobre la placa el indicador de tiempo
    • Utilizar un kilovoltaje de 70 a 80 kV

 

Criterios de evaluación

  • Se observarán los riñones, los uréteres y la vejiga
  • Columna vertebral en el centro de la imagen y apófisis espinosas en el centro de los cuerpos vertebrales

 

Tags:

Category: Riñón y vías urinarias, Técnicas de Exploración Radiológica

Leave a Reply