SOLUBILIDAD EN AGUA

| 17 Mayo, 2013 | 0 Comments

Resulta evidente que para que una sustancia lixivie por el perfil edáfico y alcance el agua subterránea tendrá que ser al menos parcialmente soluble en agua. Bajo la perspectiva de la modelística ambiental es preciso tener en cuenta que la determinación de la solubilidad de sustancias poco solubles, como es el caso de muchos contaminantes orgánicos, plantea algunos problemas conceptuales y metodológicos.
El problema puede ilustrarse con la alta variabilidad de los valores de la solubilidad del DDT (dicloro-difenil- tricloro-etano), del que se han tabulado valores entre 1-1000 μg/l.
Uno de los problemas es la adsorción del DDT en las paredes del vidrio y la existencia de pequeñas partículas residuales de tamaño <0.45μ, capaces de adsorber el DDT. Bowman et al. (1960) dan un valor para esta solubilidad a 25ºC de CW≤1.2 μg/l siguiendo el siguiente procedimiento experimental:

  1. Una solución de DDT radiactivo en acetona se añade al vaso de reacción.
  2. La acetona se elimina a vacío.
  3. Se añade agua destilada
  4. La solución resultante se calienta a 90-100ºC y se agita durante 1 hora.
  5. La solución resultante se agita a 25ºC durante 1 semana.
  6. La solución se filtra por un filtro de vidrio fritado de poro 4.5-5 μ.
  7. La solución se centrifuga y la concentración de DDT se determina en el espectrómetro γ correspondiente.

El valor 1.2 μg/l se determinó centrifugando durante 12 h. a 39.000 rpm, pero en otras circunstancias los valores varían.
Bajo la perspectiva del transporte en fase disuelta, es preciso señalar entre otros fenómenos que la presencia de cosolventes, como las sustancias húmicas, provocan un aumento de la solubilidad de los contaminantes orgánicos (Chiou et al., 1986).

Tags:

Category: Noticias y Articulos

Leave a Reply