¿Cómo está cambiando la alimentación?

| 28 Marzo, 2014 | 1 Comment

En un proceso conocido como “transición nutricional”, las dietas ricas en azúcares añadidos y grasas animales están sustituyendo cada vez más a las dietas tradicionales, basadas en alimentos vegetales como los cereales y la patata. Esta transición, unida a la tendencia general hacia una vida cada vez más sedentaria, es un factor subyacente en el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

  • El consumo medio de alimentos en términos de calorías por persona parece estar aumentando de forma continuada en todo el mundo, en especial en los países en desarrollo (excepto en el África subsahariana).
  • También está aumentando en todo el mundo el contenido medio de grasa de la alimentación, siendo especialmente elevado en algunas partes de Norteamérica y Europa. Esta grasa procede, cada vez más, de productos de origen animal y aceites vegetales.
  • Algunos factores, como el aumento de los ingresos y el crecimiento de la población, han propiciado el aumento de la demanda de productos de origen animal, como carne, lácteos y huevos. Estos productos proporcionan proteínas de alta calidad y un buen número de nutrientes esenciales, aunque consumirlos en exceso puede traducirse en un aporte excesivo de grasa.
  • El pescado es una importante fuente de proteínas animales y, además, la pesca proporciona empleo e ingresos en muchos países. El consumo medio de pescado y productos derivados de la pesca por persona prácticamente se ha duplicado desde 1957. La disponibilidad futura de esta fuente de alimentos dependerá de que se haga un uso sostenible de las reservas de peces marinos, muchas de las cuales se están explotando por completo en la actualidad.
  • Para gozar de buena salud se recomienda una alimentación rica en frutas y verduras. Sin embargo, a pesar de que se ha incrementado su consumo medio, sólo una pequeña minoría de la población mundial consume la cantidad adecuada.
  • En el futuro, se prevé un aumento del consumo medio de alimentos en términos de calorías en los países en desarrollo. Las dietas que antes se basaban en cereales, tubérculos y raíces serán remplazadas paulatinamente por dietas ricas en carne, productos lácteos y aceite. El consumo de productos derivados de la pesca estará cada vez más limitado por factores medioambientales.
  • A modo de conclusión, es necesario introducir cambios en los hábitos alimenticios para hacer frente a la incipiente epidemia de enfermedades crónicas. A la hora de establecer la relación entre la alimentación y el riesgo de padecer enfermedades crónicas, se debe tener en cuenta todo el proceso, desde la producción alimentaria hasta el consumo.

Category: Educación y Salud

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Sites That Link to this Post

  1. Bitacoras.com | 28 Marzo, 2014

    Leave a Reply