Anatomía subsegmentaria de la caja torácica

| 14 Noviembre, 2012 | 0 Comments

Los bronquios segmentarios se dividen sucesivamente en subseg- mentarios,  bronquíolos terminales, respi- ratorios, conductos y sacos alveolares. Existen  unos  canales  de  comunicación que son discontinuidades en los septos alveolares   (poros de Khon) y comuni- caciones directas entre alvéolos y bronquíolos respiratorios y terminales (canales de Lambert).

La porción de pulmón aireada por un bronquiolo terminal se denomina acino (6-10 mm de diámetro aproximadamente), y el pulmón distal al bronquiolo respi- ratorio corresponda al lobulillo pulmonar primario,  por  tanto  un  acino  contiene varios lobulillos primarios. Sin embargo, la unidad estructural es el lobulillo pulmonar secundario (LPS), que se define como la parte más pequeña de pulmón rodeada de tejido conjuntivo. Mide aproxima- damente  1-2’5  cm  de  lado,  tiene  una forma poliédrica. Por el centro del LPS discurre    la    arteria    pulmonar    y    el bronquiolo, mientras que los linfáticos y las venas se localizan en la periferia (en el septo conjuntivo que delimita cada lobulillo). El resto del LPS está constituido por ramas de estas estructuras, alvéolos, la red capilar y el tejido conectivo. En radiología convencional, de todos los componentes del LPS sólo son visibles los septos  conjuntivos  que  los  separan cuando están engrosados.

Debemos también conocer el esquema clásico de Weibel, según el cual el intersticio pulmonar está constituido por tres compartimentos de tejido conjuntivo que se encuentran interconexionados:

  • Intersticio axial: Corresponde al tejido conjuntivo que rodea  bronquios  y  arterias pulmonares. Desde los hilios se extiende hasta el centro del LPS.
  • Intersticio periférico: Tejido conjuntivo que separa los LPS.
  • Intersticio parenquimatoso: Fina red conjuntiva en las paredes alveolares que sirve de armazón al parénquima pulmonar. En la radiografía es difícil de identificar, muchas veces aparece como una opacidad  en  “vidrio  deslustrado”. Estas fibras tienen continuidad anatómica con las periféricas y con las axiales, constituyendo todo ello un armazón  continuo  que  sirve  de soporte al pulmón.

HILIOS

Anatómicamente  corresponde  al área deprimida de la superficie pulmonar por donde las arterias, venas, bronquios principales, vasos bronquiales, vasos linfáticos y nervios entran y salen del pulmón.

De todas las estructuras mencio- nadas, únicamente las arterias pulmo- nares, venas de los lóbulos superiores y ganglios,  si  están  agrandados,  son  los que van a formar parte de la sombra radiológica del hilio: las venas de los lóbulos inferiores no  cruzan el  hilio cuando se dirigen con un trayecto horizontal hacia la aurícula izquierda; los bronquios,   por   contener   aire,   aportan poca densidad al mismo y los ganglios linfáticos  de  tamaño  normal  son demasiado pequeños para ser visibles.

En proyección PA los hilios aparecen como estructuras de densidad agua a ambos lados del corazón. En el 97% de los casos, el hilio derecho es más bajo que el izquierdo, y en un 3 % están al mismo nivel. Ello se debe a que la arteria pulmonar  izquierda  discurre  por  encima del bronquio del LSI, mientras que la derecha se coloca por debajo de la salida del bronquio del LSD.

En el lado derecho la arteria pulmonar  se  bifurca  en  dos  dentro  del saco  pericárdico,  una  superior  para  el LSD y otra descendente o interlobar para el resto del pulmón, que discurre paralela al bronquio intermediario, y es el que realmente identificamos como formando parte de la sombra hiliar derecha.

Las venas del LSD presentan una orientación algo más oblicua que la arteria del LSD, y lateral a ésta. Entre la vena del LID  y  la  arteria  interlobar  derecha  se forma el “ángulo venoarterial”, de gran valor semiológico.

En el lado izquierdo la arteria pulmonar cruza por encima del bronquio en el ángulo que se forma entre la salida del LSI y el BPI, donde puede originar una o varias ramas para el LSI. A continuación se dirige caudalmente, por detrás y por fuera del bronquio del LII como arteria lobar inferior izquierda. Las venas del LSI, al igual que en el lado derecho, siguen una disposición más oblicua y lateral que las arterias correspondientes.

En lateral, el estudio del hilio debe comenzar por reconocer la columna aérea traqueal, así como la salida del bronquio del LSI, que se identifica en casi todas las radiografías como una radiolucencia redondeada. La arteria pulmonar izquier- da se visualiza como una opacidad “en arco” por encima del bronquio del LSI y por detrás de la tráquea, habitualmente paralela y por debajo del cayado aórtico. El bronquio del LSD se identifica como una radiotransparencia redondeada en el 50 % de los sujetos, por encima de la salida del bronquio del LSI (por la menor longitud del BPD). Craneal a la salida del bronquio del LSD puede identificarse la vena ácigos formando un arco o cayado antes de desembocar en la vena cava superior. En el 97 % de los casos se identifica la pared posterior del bronquio intermediario como una continuación caudal de la pared posterior traqueal, por debajo de la salida del bronquio del LID. Por delante de éste se demuestra una opacidad   oval   que   corresponde   a   la arteria interlobar derecha.

Las venas de los lóbulos inferiores pueden identificarse en la lateral como densidades nodales por detrás de las sombras bronquiales, que no deben confundirse con adenopatías.

 

Tags:

Category: Técnicas de Exploración Radiológica, Tórax

Leave a Reply